Luis Linares Zapata

Ante un asunto de trascendencia y la renuncia de un ministro de la Corte llega a esa altura, la acometida opuesta del sistema establecido no se hace esperar. Como en la obra famosa de Lope de Vega, Fuente Ovejuna, toda la crítica estelar del país saca su beligerante talante a relucir. En esta andanada de grueso calibre hay de todo. Unos, con estupendos alegatos recalan, hasta con elegancia, sobre la división de poderes. División que asumen casi conculcada con citas al calce de los teóricos fundadores de la democracia. Forma, esta última, de vida que, una vez más y a su parecer, entra en franco riesgo ante el poder concentrado. Las consecuencias, dramáticas para el presente y el futuro nacional se recalcan y dirigen hacia una ambiciosa presidencia que no dilatan en tachar de autoritaria. Otros, remolcan su enjundia hasta la mera filosofía política y el bienestar de las naciones anegado por la falta de respeto a las cortes supremas. Se dejan oír también los indignados por el atropello, desde el Ejecutivo federal, en pos de la captura de cuanto poder independiente quede, para acrecentar el propio. Pocos, muy pocos, inciden en las causas de una renuncia que no se atreven a examinar frente a sus respectivas audiencias. Los pormenores biográficos y el accionar personal sospechados incluso conocidos se revelan como tópicos molestos para las posiciones defendidas. Evitar dichas aristas es propósito implícito, soslayadas hasta con cínicas disculpas.

El caso del ministro renunciante contiene toda una cauda de incidentes que pueden ser y francamente son, ejemplares. Se junta con otros acontecimientos recientes que han provocado, a su vez, la insurgencia de la crítica sistémica. Los ardores llegan hasta la firme condena de todo futuro del nuevo gobierno nacional. Se tocan sin desperdicio alguno y con fieras sentencias las malversaciones, traiciones o afanes destructivos de las instituciones por parte del Presidente de la República. Tan terminales frases salen a relucir ante cada avance programático o político que se plantea ante la ciudadanía desde Palacio Nacional. Sea para reducir, con los recortes ocasionados por los lineamientos de austeridad, las toneladas de grasa que llevan encima las dependencias de la burocracia; sea para intentar sobrepasar la trabazón de normas y trámites, junto a los enormes dispendios que plagan la eficacia de las mismas. La herencia dejada por el decadente periodo neoliberal llegó a un límite peligroso de sostener por más tiempo. La insurrección de los votantes fue terminal y precisa: no más de lo mismo. Sentencia que todavía no acaba de caer sobre las conciencias de aquellos renuentes al cambio.

Se han presagiado grandes males porque, las condenas a la corrupción, sólo figuran en el discurso mañanero, aunque nadie pisara la cárcel. Pero, cuando alguien de nivel es apañado o apuntado por alguna investigación de la fiscalía, las voces de defensa por procedimientos y alegatos leguleyos se imponen en el ámbito comunicativo.

Es ya rutina decir que se agrede y denuesta en el discurso en vez de incitar a la concordia y de esta dudosa argumentación se concluye que las instituciones ahora se degradan o destruyen. En cambio, situar a un agente cómplice, dentro de la misma Corte, para torcer sus sentencias y proteger intereses grupales o personales, son parte de la pasada historia que no es necesario retrotraer. Ante la crítica, sin cuartel y unificada en tiempos y razones, el pasado inmediato aparece como un estado de ser y hacer rayano en lo idílico cuando, en efecto, las simulaciones imperaban como regla normal. Esto, claro está, no se reconoce explícitamente, pero va quedando como sustrato. Recordar el amasiato de Fox con el entonces presidente de la Corte para desaforar a López Obrador fue un momento cumbre del uso faccioso de la ley, de la Corte y demás instituciones (Congreso).

Es obligado mencionar aquí el esfuerzo gubernamental por extender constantemente, por solidificar su base de sustentación popular y legitimidad concomitante. Se recorren, una por una las clínicas rurales en esforzados maratones. Se anuncia ahora la visita a todos y cada uno de los pueblos originarios. Estos recorridos por el país son parte integral del nuevo modelo en proceso: atender, para incluir, a los excluidos de siempre. La mera fuente de una nueva y moderna visión del cambio transformador. Respetar la división de poderes y sus balances son, a contracorriente de las opiniones que lo niegan, álgidos asuntos de la visión presidencial.

e-max.it: your social media marketing partner

Jose María Carmona

  • AMLO VS UNIVERSIDADES PÚBLICAS Y LA CRISIS DEL SPUM

    chema José María Carmona

    Ya quedo claro que López Obrador y su gobierno de la 4T es el enemigo número uno de las universidades públicas del país, después de que el

    Read More
  • “PERDONES FISCALES”

    chema José María Carmona

     Una vez más las organizaciones de la sociedad civil, ganaron una histórica batalla por transparentar todos los actos gubernamentales a todos los niveles y preservar el derecho

    Read More
  • EL CAMBIO CLIMATICO Y EL DESTRUTIVO CAPITAL GLOBAL

     

    chema José María Carmona

    En medio de la amenaza de una crisis o recesión económica y financiera global, otro fenómeno agobia a la humanidad es el aumento de la temperatura

    Read More
  • LAS TIJERAS PARA EL PAQUETE ECONOMICO 2020

    chema José María Carmona

    El pasado 8 de septiembre se presento el paquete económico para el 2020, el mismo contiene los criterios de política económica, la Ley de Ingresos y Egresos

    Read More
  • 1

gigapp x

Noticiero Respuesta (13:00 a 15:00)

Blog de Jose Maria Carmona

chema

 

 

Visitantes

10854309
Hoy
Ayer
Esta semana
Semana pasada
Este mes
Mes pasado
Todo
17751
11751
80263
7022598
225791
390721
10854309
Tu IP: 3.85.245.126
2019-10-18 20:49

Colaboradores Invitados..

  • 1

Economía..

  • 1

Informe Financiero Semanal..

  • 1